El desentrenamiento

Vamos a tratar este término haciendo alusión a la descarga del entrenamiento con vistas a seguir mejorando como deportistas y no como un paso atrás.

Los deportistas pasamos una parte considerable de nuestro tiempo intentando ganar en calidad de vida, salud o mejorar en un campo determinado dependiendo del deporte practicado, por lo que es normal, que nos agobie descansar demasiado pensando que vamos a involucionar y que vamos a perder todo lo ganado, y esto es normal. Pero debemos concienciarnos que involucionar en el entrenamiento no es algo negativo, y nos servirá para dar un respiro al organismo con vistas a seguir mejorando, y de ahí que muchos entrenadores dejemos claro que para que haya una evolución posterior debe existir una involución previa.

Muchas veces los procesos de desentrenamiento no son programados y son autoimpuestos por una lesión o enfermedad, y en este punto debemos aprovechar este desentrenamiento para seguir mejorando en un futuro como deportistas. Al igual que en la vida, en el deporte debemos tratar de sacar algo bueno, de algo malo en apariencia.

Otras veces los entrenadores programamos los descansos largos para producir una involución estratégica con vistas a alcanzar posteriormente el máximo rendimiento del deportista.

Por todo ello, si te tomas un mes o dos de descanso en los entrenamientos, no solo no será negativo, sino que te beneficiarás mucho de ello, aunque a veces esto es algo difícil de plantear en la mayoría de los deportistas ya que una vez creado el hábito deportivo de entrenamiento, es complicado concienciar al deportista de esta bajada en el nivel de los entrenamientos, pero si no se hiciera periódicamente se quedaría estancado de por vida, y aquí no quiero decir que tenga que pasar de entrenar mucho a ser sedentario, sino que consistirá en bajar las cargas y/o hacer otras actividades deportivas de menor intensidad.

En un periodo de descanso, el cuerpo recupera de nuevo toda su eficiencia, por eso los deportistas que regresan a los entrenamientos después de un descanso, suelen superar todas sus marcas y tener mejores sensaciones cuando alcanzan su pico de forma.

Hay que tener claro que en el deporte hay unas reglas propias, en las que más no siempre es mejor, y al final el que más rendimiento tiene no es el que más se esfuerza en entrenar sino el que entrena con más inteligencia, de ahí que atletas que apenas entrenan lleguen a superar a otros de nivel similar que se matan a entrenar todos los días del año sin apenas descanso.