No se trata de hacer lo que te gusta, sino de que te guste lo que haces

En la vida como en el deporte, se pueden experimentar un sinfín de vivencias muy gratificantes pero que no siempre están a nuestro alcance. Pensamos que si nos tocara la lotería y tuviéramos mucho dinero podríamos hacer lo que más nos place en cada momento, incluidas las diferentes prácticas deportivas, pero ese no sería el mejor camino para la felicidad.

Si nos limitáramos a hacer lo más nos gusta cada momento, caeríamos en una descontrolada espiral en la que solo estaríamos buscando nuestro propio placer, y aunque parezca que saciar todos los gustos suena bien, lo que sucedería es que más tarde o más temprano nos daríamos cuenta del vacío que supone este tipo de vida, convirtiéndonos en esclavos de nuestra propia satisfacción.

No tenemos que dejarnos guiar por lo que constantemente nos apetece hacer ya que así no llegaremos a ningún lado ni en la vida ni en el deporte. Para generar un hábito deportivo que perdure tiene que gustarnos lo que hacemos, aunque no nos guste hacerlo en algún momento. Y os pongo el ejemplo de salir a correr o ir al gimnasio de la gente que lo tiene instaurado como hábito, y es que que no siempre apetece, pero cuando se vive con pasión, al final termina siendo agradable la actividad al tener un contexto mucho más amplio que hace disfrutar muy por encima del hecho de correr o levantar pesas sin más, aunque abunden más los momentos de sufrimiento que los de placer.

En cualquier caso lo importante es que nos guste la actividad deportiva que vamos a realizar aunque en algún momento nos apeteciera otra actividad más placentera, pero hay que ser “intelligent-es” y no dejarse llevar por los impulsos e instintos que nos tientan con cosas diferentes a la sesión o actividad deportiva que tenemos más o menos planeada. Intenta crear adherencia eligiendo cosas que te gusten y no las hagas porque te apetezca en ese momento sino porque realmente te llama y sabes que en el fondo te vas a sentir bien.

En la actualidad tenemos un abanico enorme de actividades donde elegir ya sean al aire libre o en interior, en compañía o en solitario, dirigidas o espontaneas, exigentes o livianas, con material o sin él,… hay mil opciones donde escoger así que no te quedes parado y busca actividades que te gusten, y recuerda que… no puedes hacer siempre lo que te gusta, pero si que te guste lo que haces, ¿lo pillas?

Si te ha gustado esta entrada, ¡no te pierdas!: