¡Si no quieres engordar, tus horas de sueño has de respetar!

D.I.73

Lo normal es pensar que quienes duermen poco gastan más calorías que aquellos más dormilones, y esto efectivamente es correcto ya que cuando dormimos nuestras funciones se ven reducidas al mínimo y por tanto el gasto calórico es bastante menor que cuando permanecemos despiertos.

El problema surge cuando la falta de sueño altera nuestro termostato innato para consumir las mismas calorías que hemos gastado. Los humanos, disponemos de un mecanismo de regulación de la ingesta de alimentos, que nos hace comer de una manera casi perfecta las mismas calorías consumidas al final de una semana o un periodo de días. Pero cuando dormimos poco, este mecanismo se desbarajusta, y de una manera inconsciente consumimos más calorías de las que hemos gastado, aunque estas se hayan visto incrementadas por una mayor actividad física. La explicación a este trastorno del “termostato” de la ingesta de alimento, radica en que aquellos que duermen poco, tienen alterados los niveles de las hormonas del apetito lo que les hace comer más de la cuenta. Por un lado la leptina, que es una hormona que produce saciedad en las comidas disminuye, por el contrario, la hormona antagónica, que es la grelina, aumenta, haciendo que se incrementen las ganas de comer productos muy calóricos y concentrados, ricos en grasas y azúcares.

Además, cuando dormimos poco se producen otras alteraciones hormonales, poco beneficiosas, entre ellas cabe destacar la disminución de las hormonas anabólicas (testosterona y otras), que son encargadas de la reconstrucción muscular después de todos los daños acontecidos durante el día, ya sea entrenando o trabajando. Esto hace que nuestro músculo merme, disminuyendo no solo la capacidad de rendimiento, sino la de consumir energía. Recordemos que el músculo es un auténtico horno de combustión que consume muchísimas calorías aún estando en reposo lo que eleva nuestro metabolismo basal considerablemente.

La gente que duerme menos de 7 horas (8 en el caso de los deportistas), para poder tener más tiempo de trabajo, de entrenamiento o de ocio, comete un grave error, que tarde o temprano le pasará factura en forma de diversas alteraciones orgánicas, entre las que destacaríamos el sobrepeso. Por tanto, ¡si no quieres engordar tus horas de sueño debes respetar!

Si te ha gustado esta breve columna,

¡¡ ni se te ocurra perderte los ARTÍCULOS TÉCNICOS INTELIGENTES !!