¿Eres una persona activa?

Estamos acostumbrados a escuchar que solamente los deportistas son personas activas puesto que la mayoría de nosotros solemos ver el deporte como la única forma de actividad física, y esto es un grave error que nos limita a la hora de acentuar hábitos de vida saludables, y es que hacer deporte puede no ser sinónimo de ser activos, y en cambio no hacer deporte puede ser compatible con ser más activos que un deportista.

Parece que salir a correr a primera hora de la mañana nos protege contra todo y permite que podamos estar el resto del día sentados en el coche, en la oficina y en el sofá, y esto es un grave desacierto muy extendido entre muchos deportistas que piensan que hacen la actividad física necesaria para mantenerse saludables.

El ser humano no está diseñado, genéticamente hablando, para pasarse horas y horas sentado por mucho deporte que hayamos hecho antes, sino que será mucho más natural y saludable no darse palizas deportivas y permanecer activos físicamente el resto del día con activaciones constantes del metabolismo, en forma de caminatas cortas y constantes ante cualquier oportunidad que se tenga.

Podemos empezar el día haciendo alguna de las labores de casa, luego caminar a trabajar con algún pequeño esprint en forma de carrera para llegar a la hora, y movernos en el trabajo aprovechando la propia actividad laboral y si se tiene que estar sentado muchas horas, tratar de hacer pequeñas acciones cada poco como unas sentadillas cada vez que se vaya al baño o a beber agua, y procurar dar un paseo a la hora del descanso, luego volver andando a casa o a coger el bus, para llegar a casa un poco activados en lugar de “apagados” para así seguir afrontar la tarde con energía haciendo las tareas domésticas que tengamos pendientes, y podremos quedar con algún amigo para ir a andar, dar un paseo en bici, hacer las compras o llevar a los niños a las múltiples actividades que tienen, o al parque, y allí aprovechar para no quedarnos parados. Y por supuesto dedicar unos instantes todos los días para bailar delante de la radio o con la música que más nos guste.

Todo esto no son más que algunos ejemplos de pequeñas acciones cortas de tiempo que solo duran unos minutos y que podemos hacer sin poner ninguna excusa ya que no nos roban tiempo en el día a día que todos tenemos muy apretado en mayor o menor medida, y sin ninguna duda, harán que nuestro organismo se haya activado más que haber salido a correr 1 hora o andar 2 horas estando el resto del tiempo parados, porque ser activos no solo es hacer deporte sino el aprovechar cualquier actividad cotidiana para movernos, algo que actualmente no está de moda en la sociedad moderna española en la que lo que se lleva es hacer más de 40 minutos de “cardio” porque eso es lo que quema calorías y grasas, cuando la realidad es otra mucho más sencilla de lo que pensamos, así que… ¿a qué esperas para ser activo?