¿Cuál es principal motivo de abandono en pruebas de fondo?

Las causas más frecuentes de abandono en pruebas de fondo (triatlones, maratones, ultra trails…) son las molestias digestivas, los vómitos, las diarreas y el empacho estomacal.

Desde un punto de vista fisiológico es imposible ingerir las calorías que se pierden durante una prueba de larga duración, ya que nuestro estómago al realizar ejercicio físico de cierta intensidad se “cierra”, motivado porque nuestro sistema nervioso simpático nos prepara para la acción, y por tanto se centra en llevar la sangre a los músculos, disminuyendo su aporte al sistema digestivo así como a otros órganos y vísceras.

Durante el ejercicio se podría llegar a absorber, en el mejor de los casos, unos 70 gr de glucosa en una hora, algo insuficiente para el gasto calórico acontecido, si bien permite mantener la glucemia sanguínea y la intensidad del ejercicio al combinarse con la combustión de grasas almacenadas en el organismo. De aquí se deduce que la clave no estará en la ingesta de alimento, sino el haber entrenado bien nuestro metabolismo energético para que prime la combustión de grasas sobre la de la glucosa aportada y/o almacenada de manera limitada en los músculos y en el hígado en forma de glucógeno.

Si cometemos el error de comer más de la cuenta en carrera sin poder asimilarlo, tenemos todas las papeletas de tener desagradables molestias digestivas o acabar en el servicio. Por tanto el secreto no estará en comer mucho sino en llegar lo suficientemente entrenado para tener que comer lo mínimo, y que lo que se ingiera sean alimentos de fácil digestión y poco grasos. Bajo esa premisa sería interesante ingerir periódicamente pequeñas porciones alimentos que sean apetecibles, ya que esto hará que se asimile mucho mejor.

Un error muy extendido entre los deportistas de resistencia es tomar geles y barritas deportivas a tutiplén pensando que es lo más digestivo, y si bien están preparadas para eso, tomar solamente este tipo de alimento en pruebas que duran muchas horas, provoca tarde o temprano un empacho estomacal considerable, por lo que es más interesante tomar alimentos variados y de verdad como un sándwich de mermelada o miel, medias lunas de jamón y queso, frutas maduras como el plátano o lo que a cada cual le siente bien, probándolo siempre en los entrenamientos previos.

Si te ha gustado esta entrada, ¡no te pierdas!: